Retour à la RALM Revue d'Art et de Littérature, Musique - Espaces d'auteurs [Contact e-mail]
ESPACES D'AUTEURS
Ces auteurs ont bien
voulu animer des
espaces plus proches de
leurs préoccupations
que le sommaire de la
RAL,M toujours un peu
généraliste.
El muchacho de Iscar
Navigation
[E-mail]
 Article publié le 11 février 2018.

oOo

En Iscar, una aldea, villa o pueblo de Valladolid, como yo así lo veo, me avine bien con un muchacho," el muchacho de Iscar" ; "el muchachito de Iscar", o "el niño de Iscar", hijo de una familia entrañable muy amiga de mis padres con el que yo convivía, sobre todo en fiestas, estableciendo relaciones de amistad duradera.
 Tiene muchos amigos y amigas y con él me lleva a su Peña a reír y beber unos junto a otros, modificando recíprocamente nuestras condiciones de vida. Aquí, en la Peña, siempre hay una mujerona grande que es madre y guía, la que nos ata los pies por debajo, para que no marchemos a otras peñas, y nos quedemos en la nuestra.

- "Mucho os quiero María", le decían a ella el Ratón, el Chovilla, el Bola. A mime hicieron montar en una yegua vieja y caminar desde el "Chirrichi" hasta cerca de la Plaza de toros, donde, al bajar de la yegua, me esperaba una tía buenorra, viuda más o menos vieja, que corrió tras de mí atravesando la plaza del pueblo hasta llegar a la Peña. Todos corrían tras de mí junto con ella ; tanto, que tropecé en un bordillo y casi me descalabro y perniquiebro.
 Ya en la Peña, todos felices, comimosy bebimos a lo Burro, como es típico en Iscaren fiestas.Hablamos de las relaciones de convivencia y de colaboración entre los humanos, que no son más que una farsacencerra, como esa unión material somática de las sociedades religiosas y secretas, en asociación simbiótica con el parasitismo de la Iglesia.
 El espacio dela Peña teníaque ver mucho con la nutrición y con la ocupación, pues, eneste momento, no cabía una aguja en ella. Mirandoa la María, en su seno se desarrollaba la vida de todos los integrantes de esta Peña. Todo estamos de muy bien ver, destacando, entre nosotros, la gracia del Chotillo y el Ratón.
 Al hablar del encierro de los toros, se animó mucho la conversación ; presentando cierto grado de fluidez e incertidumbre, pues algunos vieron que aquel toro que rompió una valla a la carrera, leclavaría elcuerno a algún torero, como así sucedió en la tarde.
 En la tarde de las Peñas, que es cuando más se mama la gente ; y en la plaza, el climax de la muleta y la espada hacen correrse al toro de muerte, mientras el torero se siente como el perro que fue a lamer al molino y le acariciaron.
 No murió el torero, cuya cogida fue adivinada ; pero esa cogida afectó a la relación deunaiscariense con un granadino, que no pudieron hacer sexo en laPeña por culpa de la discusión torera ; no viendo ella más que al tordo del granadino que le salió de la bragueta, y que tuvo que esconder cuando una rata gris o parda apareció, saliendo de allí con gran rapidez.
 Dentro de la Peña, teníamos un miedo espantoso de que no se nos cayera el edificio encima, pues estaba en estado de ruina y el Ayuntamiento, insolente, no había tomado cartas en su demolición, ni ofrecido a la Peña unlocal apropiado para sus reuniones festivaleras.
 Entre todos los que estábamos dentro se estableció una relación de gloria con la degustación demateriales nutritivos a cual mejor : qué Jamón serrano ; qué mejillones ; qué queso y chorizo dispuestos al desarrollo de la vida en equilibrio de convivencia mientras la población disminuía.
 El alimento discurría a través de una sucesión de formas vivientes, de risas, de sagacidades, de astucias, que constituían una cadena de alimentación o de nutrición de maravilla limitada a vivir principalmente en este chiscón.
 También, había arenques, sardinillas, como esas que tanto gustaban a Darwin y Moebius, estudiando la fauna bentónica en un lago nombrado en eslabones anteriores a la circulación de los materiales nutritivos que competían, ahora, con los demás platos por un espacio en la mesa rústica y de madera.
 Yo, comiendo, moliendo el molino de mis dientes, me fijaba en los unos y las otras advirtiendo las relaciones de competencia por la obtención del alimento. Parecía que nuestra relaciónconducía a un estado deequilibrio de comernoslos unos a los otros. Aquí no había un determinado límite para poder multiplicarnos.
 Por eso,dijo el Chovillo :

- A joder, al Castillo.
 Por efecto de las relaciones de alimentación, me hice de todos amigo. Pero yo deseaba que terminara la Fiesta, porque, al día siguiente,iría, con mi amigo el Bola, a casa del labrador que nos enseñaríael número depiezas cobradas de la zorracolorada (Vulpesfulva), que escondía en su huerta ; una huerta plantada de tomateras y judías verdes altas ; cuyos tomates eran una delicia.

Retour à la RALM Revue d'Art et de Littérature, Musique - Espaces d'auteurs [Contact e-mail]
2004/2019 Revue d'art et de littérature, musique

publiée par Patrick Cintas - 12, rue du docteur Sérié - 09270 Mazères - France

Copyrights: - Le site: © Patrick CINTAS (webmaster). - Textes, images, musiques: © Les auteurs


- Dépôt légal: ISSN 2274-0457 -