Retour à la RALM Revue d'Art et de Littérature, Musique - Espaces d'auteurs [Contact e-mail]
ESPACES D'AUTEURS
Ces auteurs ont bien
voulu animer des
espaces plus proches de
leurs préoccupations
que le sommaire de la
RAL,M toujours un peu
généraliste.
Huesos de santo
Navigation
[E-mail]
 Article publié le 15 octobre 2017.

oOo

Hoy he estado en un restaurante facha en El Pardo, Madrid, camino de La Coruña y, para untar en el café con leche, hemos pedido, en vez de churros, huesos de santo.

- Ha sido el mejor desayunar que hemos tenido, ha dicho unamigo facha, contento porquevistolo visto sobre el terreno patrio, "el fascismo es la morenita de sus ojos, que le quema y abrasa ; bueno en buena fe", como él mismo canta.
 Lomás gracioso, de divina gracia, es que estos huesos de santo llevaban un nombre y figura de algún hueso de seres conocidos, nazis o fascistas. Un hueso tenía la forma de una morcilla y se leía en el papel que la envolvía "Hueso de santa Teresa", recordatorio del general Franco ; otro, en forma de pilila, que pedía ser metida en café caliente, y que decía, "miembro de José Antonio", que era muy macho ; otra en forma de oreja, que decía : oreja de Mussolini, que la muerte vino primero por ella ; y la otra, en forma de cruz gamada, "muy buena en buena fe", dijo otro de los amigos, con unas letrillas que decían :"mucho bueno saber de política y poco saber del cuento" ; firmado Hitler.
 El ambiente era de puro fascismo, y la camarera estaba de muerte, quien, al servirnos, siempre nos preguntaba : -¿quién quiere ser el primero ?
 Yo, que ni fú ni fa, que era un "nindundi", y se me estimaba por eso, y que era como un gallo pelado del corral que hacía el personaje del tiroteado en la nuca o en el paredón en el teatro de la Vida, me escondía en mi propio silencio y en mis risitas de bobo de baba, como si estuviera detrás de una albarda, como aquella del corral de mi abuelo, donde se escondió un tíomío, que no era ni de unos ni de otros, pero que los dos bandos le perseguían porque tenía la costumbre de masturbarse cuando el cura alzaba la Hostia en Misa, escogiendo para sí la vida, escapando por suerte de la muerte, quien, encima, a la misma Muerte le pedía quele sacara de esta vida de engaño y embuste y de tanto afán para nada, sin un tiro en la nuca, y echado en un barranco ; que no quería morir en manos de ningún sicario, preguntándole la muerte ;

- ¿Qué quieres, hombre ?
 El respondiendo :

- Que me ayudes a esconder detrás de esta albarda, y los que vengan a por mí, los de cualquierbando, que me vean como unAsno.
 La Muerte le puso un haz de leña sobre la albarda, echándole en el suelo, encerrado tres años en parte reservada sin ver amanecer y enfadado de tan larga noche, esperando siempre, al filo de la media noche, que algún alfil toledanole metiera un tiro. ¡Qué espanto¡
 Yo, como digo, me encontraba en el restaurante como el gallo pelado. Lopeor fue que, en un momento, entró uno de esosberracos, con tatuajes de cruz gamada y flechas atravesando yugos, bellaco de malvivir, facineroso y rufián, que me dijeron descendiente de Godoy, no sé si será verdad, con tatuajes nazis e hispanos, quien con un cuchillo largo o bayoneta nazi, que dicen compró en el bunker de la isla de Guernesey, en el Canal de la Mancha, se vino a mí y, bromeando, me dijo con palabras de ultra tumba :

- Vengo a por ti, y te rajo ; que queremos escarmentaros demanera que no quedéisninguno.
 Yo me cagué en los pantalones. Bien cierto. Y, gracias a uno de mis amigos me tranquilicé, porque, levantando la mano estilo nazi, le gritó :

- No seas bárbaro.
 Él se calló ; tomó un chupito de orujo del Oso asturiano blanco, y marchó riendo.
 Así, pude irme corriendo hacia los servicios, llevando mi honra por la pata abajo, como así nos quieren nuestros corregidores que sólo aman a losladrones y otros tales.
 Cuando regresé a lamesa, vi y escuché que cantaban en grupo :
 "Ni sábado sin cara al sol, ni moza sin preñado amor, ni viejos sin misa y pasión, ni putos izquierdosos sin arrebol".
 El vulgo de esa su honda parecida, que había entrado al escuchar la canción, entre ellos se decían :

- No hay más razón ni certeza que el sacro fascismo de todos los días.
 Cuando, al fin, nos marchamos, la campana de un reloj sonaba las doce del mediodía.
 Ya, dentro del coche, yo quería escupir, pues había tragado mucha saliva seca, pero mis amigos me dijeron :

- No escupas, hasta que lleguemos a La Coruña.
 Yo detuve mi tos, tragándome los esputos, diciendo :

- No escupiré, amigos, aunque me ahogue.

Retour à la RALM Revue d'Art et de Littérature, Musique - Espaces d'auteurs [Contact e-mail]
2004/2017 Revue d'art et de littérature, musique

publiée par Le chasseur abstrait éditeur - 12, rue du docteur Sérié - 09270 Mazères - France

sarl unipersonnelle au capital de 2000 euros - 494926371 RCS FOIX

Direction: Patrick CINTAS

Copyrights: - Le site: © Patrick CINTAS (webmaster). - Textes, images, musiques: © Les auteurs ou © Le chasseur abstrait (eurl). - Logiciel: © SPIP.


- Dépôt légal: ISSN 2274-0457 -