Retour à la RALM Revue d'Art et de Littérature, Musique - Auteurs invités (2004/2016) [Contact e-mail]
AUTEURS INVITÉS
Depuis avril 2004,
date de la création
du premier numéro
de la RALM.
Apocalíptica
Navigation
[E-mail]
 Article publié le 7 mai 2017.

oOo

Narrador : El mundo ha caído.

Enfermedades, muerte, guerra, devastación, todo se ha dado sin que nadie pudiera evitarlo.

Bordeando los 7 mil millones de personas, la Tierra de pronto se convulsionó…y en este ensayo de muerte, cuatro jóvenes, refugiados en la bodega de un gran almacén platican.

Duardo, el mayor del grupo, con aspecto cansino, de aspecto desgarbado, con una nariz como pinocho, es el más intelectual del grupo.

Martín, el más miedoso, ve con sumo nerviosismo a los demás. Es de complexión media, habla como a ladridos.

Pepin el guapo, el popular de la escuela, tiene muy raras ideas, pero, de todos, es el más inseguro. Ha comenzado a pensar en Dios.

Estela, la clásica chica conocida como ratón de biblioteca tenía unos lentes grandes, cuadrados. Es la ambientalista del grupo, muy inteligente, atractiva, y a veces, muy odiosa.

La noche anterior, se ha declarado la ciudad de México en cuarentena, debido a la pandemia del virus NTX, una enfermedad letal que se transmite en 23 segundos, convirtiéndose en seres sin mente.

Al abrirse el telón, los 4 conversan, apoyados en la pared del almacén. Todos se ven muy nerviosos, y hablan atropelladamente.

 

 

I Cuadro

Duardo.- ¡Estamos acabados Estela ! Tus cuates de Paz verde tenían razón…

Estela.- Ellos lo advirtieron durante muchos años…

Martín.- ¿De qué hablan ? ¡No les entiendo nada !

Pepin.- ¡Cálmense todos ! Nosotros estamos a salvo, muchachos !

Duardo.- ¿A poco estamos en Marte, compadre ?

Martín.-Es decir, todos estamos condenados a muerte.

Estela.- El NTX ya invadió todos los países hasta niveles que ni te imaginas.

Pepin.- Seamos sinceros…El NTX no es diferente de necrombulus, ébola o H1N1…

Duardo.- ¿Similar ? ¿En qué pueden ser similares virus tan contrarius ?

Estela.- Todos nos matan

Pepin.- Necrombulus es el peor.

Mató a casi todos los jóvenes estadounidenses.

Martín.- ¿Y qué me dices de los millones de muertos por H1N1 entre los hombres de edad madura entre los europeos…¿No fue letal ?

Duardo.- A lo que me refiero es que todos fueron fabricados en laboratorio. (De súbito hay un temblor muy intenso y todos gritan).

Todos.- ¡Terremoto !

(Se detiene la vibración).

Duardo.- ¿Estela, ha sido una bomba de neutrinos de los que hablaban Greenpeace ?

Pepin.- ¿Cómo va a saberlo Duardo ? ¡Nueva York se derrumbó en 4 días ! ¿Y no fue por terremotos ?

Estela.- ¡No sé que ha sido eso, pero no ha sido una bomba neutrónica !

Martín.- Seamos honestos. La Tierra se está rompiendo…sólo es cuestión de tiempo.

Pepin.- ¿Se romperá en mil pedazos ?

Estela.- Es lógico. Se han derretido los polos, murieron los peces del mar, el amazonas ha desaparecido y el oxígeno se acaba…

Duardo.- No seas fatalista. El amazonas sufrió muchos años, el asteroide Argonauta sólo completo el trabajo quemándolo

Pepin.- El caso es el mismo, ya no hay amazonas.

Estela.- ¿Por qué no se dejan de tonterías y pensamos como salir de aquí ?

Pepin.- ¿Salir ? ¿Y los zombies ?

Martín.- Además están los reptilianos anuna Ki y los insectoides con sus arañas gigantes.

Duardo.- ja,ja,ja,ja… ¡Oh !

¡Qué miedosos ! Ellos acabaron con Islandia y las islas de Europa !

Pepin.- ¡Cállate Duardo ! Sabes lo miedoso que es Martín

Estela.- ¡No sean malos !

Martín.- ¡Basta ! (Sollozando)

¡Este mundo ya no es mundo !, ¡Debería suicidarme ! (y se para)

Duardo.- ¡Adelante, la puerta del fondo da a la calle ! (riéndose).

Estela.- (Se levanta) ¡No le hagas caso Martín ! (y abraza a Martín).

Pepin.- Miren, seamos muy realistas. El virus NTX sólo ha mostrado lo malos que somos.

Estela.- ¿De qué forma ?

Pepin.- ¿Qué síntomas se desarrollan ?

Duardo.- Luego de incubarse 7 días, producía fiebre…Eso fue al principio…Pero al mutar, bastan menos de 40 segundos para que te enfermes.

Martín.- Entonces estamos muertos…

Pepin.- ¿Somos zombies ?

Duardo.- ¡No seas tonto, los zombies no platican !

De pronto, comienzan a sonar golpes muy fuertes en las paredes.

Estela.- ¿Qué es esto ?

(Duardo, Martín y Pepin están de pie, con rostros muy aterrados. Estela se desmaya).

Cae el telón.

 

 

II Cuadro

Narrador.- Los 4 jóvenes caminan entre escombros. Se detienen a observar la escena. Los 4 llevan máscaras antigases.

Al abrirse el telón, se han detenido ante lo que parece un caparazón de una cucaracha gigante. En el aire, se advierte neblina.

Estela.- ¿Esta cosa será de laboratorio ?

Duardo.- (Se quita la mascarilla) ¡De balde es esto !

(Los demás lo imitan)

Pepin.- Obvio que es de laboratorio

Martín.- Chicos, debemos encontrar refugio antes que caiga la noche…Estas cosas deben estar por todas partes

Estela.- ¡Y no quieres ser su cena !

Duardo- Puen piensen si vamos hacia ese edificio (señalando a un lado).

Estela.- Recuerden a los cazadores

Pepin.- Pues vamos a caminar

Cae el telón.

 

 

III Cuadro

Escenario.- El ambiente es raro se ve una fugata encendida y a 3 de los jóvenes con caras de cansancio. Al abrirse el telón Estela habla apasionadamente.

Estela.- ¡Les dije que Pepin no debería ir a buscar solo !

Duardo.- ¡Nada Estela ! ¡Él quería ir…Quiso hacerle al héroe !

Martín.- Seguro que ya se lo comió una cucarachota.

Estela.- ¡Cállate, ni lo digas !

Empiezan a dar vueltas entre ellos, entre cruzándose, como si no supiesen que hacer.

Pepin.- (Entrando al escenario).

¡Ya volví chicos ! ¡No me pasa nada !

(Estela lo abraza).

Estela.- Pensé que habías muerto.

Duardo.- ¿Lo ves, Estela ?

Martín.- Esto me alivia

Pepin.- Conseguí tres barras de avena (las cada de su bolsillo) pero debemos racionarlas.

Estela.- Es cuestión de dividirlas y ya…

Duardo.- No se vale comer de más (riendo)

Pepin.- Si lo dices por mí, eran 4 barritas, y ya me comí una…(riendo) para cerciorarme de que estaban bien…

Estela.- ¡Si, ajá !

Martín.- Me gusta verlos contentos…

Duardo.- ¡Vamos a comer y a dormir, chicos !

(y uniendo acción a la palabra, abren las barritas y las dividen)

Cae el telón.

 

 

IV Cuadro

Narrador.- Los cuatro jóvenes duermen en posiciones incómodas.

Pepin tiene un sueño inquieto.

Escenario.- Al abrirse el telón, se enfoca con luz a Pepin con cuerpo de escarabajo gigante, y apenas asoma su cabeza. Se le ve agitado e inquieto.

Pepin.- ¿Qué me ha pasado ?

¡Estoy convertido en un insectoide ! ¡Oh Dios mío, estoy hecho un monstruo !

Empiezan a rodearlo diversos insectos que le hablan al unísono.

Insectos.- ¡Ya eres de los nuestros ! ¡La radiación te ha convertido en uno de nosotros !

Pepin.- (Intentando pararse)

¡No, nunca seré uno de ustedes ! ¡Déjenme en paz !

Insectos.- ¡Nunca volverás a ser el mismo ! (ríen grotescamente).

Pepin.- ¡Seguiré siendo humano !

Insectos.- No, eres un hijo de Kafka… (se apaga a la luz, y Pepin aparece sin el cuerpo de insecto)

Pepin Samsa…ja, ja, ja (Pepin se agita convulsamente y llora con gemidos de dolor. La luz se desenfoca de Pepin y se enciende mostrando a todos los jóvenes. Los insectos desaparecen de escena). 

Estela.- ¡Pepin ! (agitándolo) ¡Despierta Pepin ! (y lo muerde con su mano, hasta que Pepin se incorpora, todavía con rostro de asustado).

Pepin.- ¡Gracias amiga ! ¡Tuve una horrible pesadilla ! ¡Era un insectoide !

Duardo.- (Despertando)

¡Qué ha pasado ! ¿Por qué tienes esa cara Pepin ?

Pepin.- Una nightmare… o sea…¡Pesadilla ! (Grita)

Martín.- ¿Qué pasa muchachos ?

(y con el grito se levanta Martín)

Estela.- Pepin ha tenido un horrible sueño, lo estamos tranquilizando (se ponen de pie los 4).

Duardo.- Creo que es hora de seguir (y los 4 comienzan a salir del escenario).

Cae el telón.

 

 

V Cuadro

Narrador.- Los jóvenes han caminado durante horas, y el cansancio amenaza con destruirlos. 

Duardo se ha desmayado por la sed, y Estela ha comenzado a alucinar. Pepin está obsesionado con el sueño nocturno y se le ve cabizbajo.

Sólo Martín resiste estoicamente el estrés.

Su esperanza es llegar al oasis de silencio, donde esperan encontrar a los sobrevivientes del holocausto nuclear.

Escenario.- Al caer la noche, se encuentran al borde del bosque de las tarántulas, una arboleda llena de insectos enormes. Han encendido una fogata y, al abrirse el telón, Estela habla divagando.

Estela.- ¡Parece que fui de shopping ! Ja, ja, ja, ja (riendo descontrolada).

Duardo.- Estela, aterriza ya, en lugar de paz verde, pareces drogada.

Pepin.- Seguro se va a convertir en una araña y por eso alucina…como en Cloverfield. La mordieron y se volvió bicho.

Martín.- Cálmense todos…El día ha sido muy largo, caminando bajo rayos gamma y estamos medios locos de cansancio.

Estela.- ¡Chicos, a bailar ! (y se levanta, y baila como poseída).

Duardo.- (parándose, trata de detener a Estela) ¡Chica, ya por favor ! ¿Qué te ocurre ? (logra controlarla y los dos se sientan alrededor de la fogata).

Estela.- (confundida).

¡Parece que algo me paso !

Pepin.- Creo que el aire contaminado te afectó

Martín.- En este mundo apocalíptico, cualquiera puede alocarse…

Duardo.- Además, el miedo nos hace actuar fuera de nosotros  

(En el escenario aparece una enorme pata negra. El miedo en los 4 jóvenes es harto evidente, y se juntan a un lado. Aparece una segunda pata y parte del cuerpo. Estela grita).

Estela.- ¡Vámonos ! (y sale corriendo del escenario, seguida de los otros 3 jóvenes, mientras la enorme araña aparece.

El telón cae.

 

 

VI Cuadro

Narrador.- Han pasado cuatro días, y los 4 jóvenes, amparados por las sombras que a ratos ocultan los mortales rayos solares, han logrado llegar al páramo más cercano al oasis del silencio.

 

Escenario.- Dentro de un destartalado autobús, los jóvenes han encontrado un refugio.

Al abrirse el telón, los 4 jóvenes duermen, Pepin se despierta.

Pepin.- ¡Gracias a Dios ha sido sólo un sueño !

Martín.- (Despertando) ¿Qué pasa, Pepin ? ¿Otra pesadilla ?

Pepin.- Si….Horrible

Estela.- (Despertándose) ¡Hola muchachos !

Duardo.- (Despabilado) ¡Hola a todos !

Pepin.- ¡Qué bueno que encontramos este camión !

Martín.- ¿Sería bus escolar ?

Duardo.- Supongo que sí. Encontré un lápiz (y lo muestra)

Estela.- (Atisbando por una ventanilla)

¡Creo que tenemos compañía !

Duardo.- (Viendo por la ventana)

¡Creo que son unos zombies !

Pepin.- (Aterrado) ¡Cierren la puerta del camión !

Martín.- ¡Está rota la palanca !

(corriendo a la entrada)

(Todos intentan poner los asientos del bus como una barrera protectora).

Narrador.- En su desesperado intento por protegerse, no se dan cuenta que la puerta trasera está abierta, hasta que es demasiado tarde.

Los zombies, dos varones, entran.

Estela.- ¡Aaay ! ¡Están entrando por aquí !

(Duardo se adelanta y con rabia, los golpea).

Martín.- (Ayúdandole)

¡Ten, esto servirá ! (y le da un palo).

Pepin.- ¡Huyamos !

(Empujan a los zombies quienes los tratan de morder, sin conseguirlo).

Duardo.- ¡Vámonos ! (y salen del bus a toda prisa).

Cae el telón.

 

VII Cuadro

Escenario.- Una calle desierta, con autos medio quemados.

Al abrirse el telón, los jóvenes caminan platicando.

Estela.- ¡Gracias a Dios que logramos escapar de esos zombies !

Pepin.- ¿Duardo, te acuerdas como surgieron los zombies ?

Duardo.- Se dijo, por parte de la OMS que era por el fuego ardiente

Martín.- ¿Literal ?

Duardo.- (Riendo) No, Martín, es la llamada enfermedad del cornezuelo del centeno

Estela.- ¿Qué es eso ?

Duardo.- ¿Eras ambientalista ?

El cornezuelo es un hongo que crece en la planta del centeno

Pepin.- ¿Y a poco nos enferma ?

Duardo.- Si, provoca alucinaciones y desvaríos, además de una necrosis en piernas y brazos…

Pepin.- Pero los que vimos los tenían

Martín.- No tardan en perderlas…se están pudriendo

Estela.- Y los desvaríos los hacen muy peligrosos

Duardo.- Se vuelven como locos, pierden todo sentido de conciencia

Pepin.- Parecen animales

Martín.- Como perros con rabia

Estela.- A mí me dan un miedo horrible. Debemos buscar un refugio

Duardo.- He tenido sueños con ciudad luz

Martín.- Y yo, de escarabajo

Pepin.- Como los míos…

Estela.- Yo ni recuerdo mis sueños

Duardo.- este es un buen lugar…

Junto a esa buhardilla…

No creo que corramos peligro

Estela.- ¡Vamos a descansar, estoy muy cansada ! ¡Hemos caminado todo el día !

Cae el telón.

 

 

VIII Cuadro

Escenario.-

Un hombre duerme en una cama, cubierto de sábanas.

Al abrirse el telón, está moviéndose con agitación, como si sufriera.

Es Duardo.

Duardo.- (Gritando e incorporándose de la lama)

¡Aaaay !... ¡He tenido una gigantesca pesadilla ! ¡Yo era parte de un grupo que deambulamos por la ciudad ! ¡Habían zombies, arañas gigantes, muerte y destrucción !

(Puesto de pie, alza sus manos al cielo y exclama en alta voz).

Duardo.- ¡Gracias Dios por esta visión apocalíptica ! ¡Lucharé por hacer de este, un mundo mejor ! ¡Me sumaré a la lucha por la consciencia social ! ¡Es hora de despertar !

(Se arrodilla).

(Cae el telón, terminando la obra).

 

Retour à la RALM Revue d'Art et de Littérature, Musique - Espaces d'auteurs [Contact e-mail]
2004/2017 Revue d'art et de littérature, musique

publiée par Le chasseur abstrait éditeur - 12, rue du docteur Sérié - 09270 Mazères - France

sarl unipersonnelle au capital de 2000 euros - 494926371 RCS FOIX

Direction: Patrick CINTAS

Copyrights: - Le site: © Patrick CINTAS (webmaster). - Textes, images, musiques: © Les auteurs ou © Le chasseur abstrait (eurl). - Logiciel: © SPIP.

Contact

Dépôt légal: ISSN 2274-0457