Retour à la RALM Revue d'Art et de Littérature, Musique - Espaces d'auteurs [Forum] [Contact e-mail]
ESPACES D'AUTEURS
Ces auteurs ont bien
voulu animer des
espaces plus proches de
leurs préoccupations
que le sommaire de la
RAL,M toujours un peu
généraliste.
Jesús no sabe tocar la chicharra
Navigation
[E-mail]
 Article publié le 5 juillet 2015.

oOo

 María, en la comidilla de su gente, dice que le ha nacido un hijo pollino, asno nuevo y cerril. Un hijo sin padre, porque no se presentaba. Su madre le había dicho al marchar de casa :

- Cuídate, hijo mío, de tocar ciertas flautas semejantes, en el sonido bronco y vocinglero, al Rebuzno del Asno, como el que se escucha en el consistorio romano o en el sanedrín, pues el diablo lleva a las gentes a tocar tal instrumento.
 Anduvo buscando colocación, pero trabajo no había. No tenía carnet de conducir, así que aprendió, de forma innata, a reatar, atar una caballería a otra para que vayan en pos, cual mula tercera que se añade a las del tiro de un carro o coche para ir delante de las que forman las parejas, llegando a ser una persona o ser predicador, que se expresaba en estilo gerundiano, sintiéndose siempre como ablativo absoluto.
 Era un gerundio transformable en oración de relativo, adverbial, causal, y ello particularmente, pues el verbo que le acompaña es neutro y los "ovejos" que le siguen son de gerundio conjunto, como los que van tras los jefes de los partidos.
 "Nunca llueve a gusto de todos", "cada oveja con su pareja", dicen que eran las frases que mejor decía. Y le era pesado el cargo de guiar a esa recua de ganado, que toda ella estaba en paro, aunque parecían bien comidos antes de las tres de la tarde. Todos llevaban colgada al cuello una cinta como corbata con una joya en cada uno de los cabos, que luego copiaron los de la estola. Con una traílla, cuerda o correa, él llevaba a sus amigos amarrados para soltarles cuando fuera necesario.
 Saliendo de la ciudad al campo, sentábase en un banco de piedra y se las pintaba como quería. En un papiro robado, pintaba siempre al Cid luchando en Valencia. Un carbón hirviendo es la situación social en la que vive. Una sociedad que pasa la pena negra. Acuciado por las hambres, saltaron tapias, cual bandoleros, para robar peras, haciendo burla de los dioses tutelares de la casa o del hogar doméstico que habían asaltado.
 Era parabolano, dado a hablar en parábolas. Venid a verlo, y escuchadle. Esta es una parábola :
"Quien creerme no quiera. Pormi parte, yo, de tejas arriba, lo confieso, ni una jota entiendo de estrellas ; más, de tejas abajo, de caras de perro y de Jumentos a nadie voy en zaga. Mis estudios han sido ninguno, como los de los buenos príncipes y graves reyes. Sólo el Rebuzno despunta en los talentos, que a las gentes agrada y bendicen. Quince y falta más uno al más guapo darle puedo".
 El sabía de la oración que forma el verbo en gerundio, pero nada sabía de las oraciones con el verbo, tan sólo en gerundiano, penetrando las intenciones o pensamientos de uno. Así, cuando veía a un niño jugando, le atraía a sí, y le transformaba en un adjetivo o relativo, diciendo : "Este es un niño que me juega" ; adelantándose a la pedofilia de clerecía.
 En aquel tiempo, el gerundio de su padre admitió pasarle en modo personal, formándole como oración compuesta por subordinación adverbial (temporal, modal, concesiva, condicional o causal), y, a veces, como forma no personal del verbo, porque no se presentaba de un hombre, pues su padre era un derivado verbal que nada tiene que ver con las formas verbales.
 Era un hablador con péntigo, cierta enfermedad cutánea caracterizada por ampollas. Pasaba mucho tiempo a la cola del buscador de empleo en el Instituto Nacional de Empleo, que espera el "maná", como un "verboideo", una forma verbal auxiliar, hasta que un día se decidió a pedir dineros, intentando sobornar al padre.
 No ahorró un cuarto porque no había trabajado en toda su vida. Fue un charlatán, que había extraviado la llave y no supo hacerse una nueva. Fue una oración modal. Convidaba a muchos a un trago. Voceando, asustaba a la gente. Al final de sus días, dicen, que llegó malherido a las trincheras de la muerte. Una jocoseria más escrita en diálogo y no destinada a representarse en las tablas. Aunque se representó.
 Fue abandonado por su padre. Vaya padre, si es que hay padres (¡majaderos¡), que era un rico cortijero de Andalucía con braceros de almas en pena que trabajaban todas las horas a trancos, de prisa y sin arte. Con estas almas, confundió las coordenadas adversativas, no sabiendo repararlas, injuriando a su hijo como si fuera un malvado.

- "Para mí, mi hijo es un dolor de muelas, como creo que lo son para todos los padres", dijo el padre. Siguiendo :

- "Digo la verdad, así lo ahorquen"
 Conmovido el padre, y vuelto del revés, se acercó al hijo y, en la prominencia que hay en la oreja delante del conducto auditivo, le habló :

- "Te daré dineros. ¿Cómo no he de dártelos ? Sé que lo necesitas, pero...
 Más, al instante, tomando un refrigerio de un líquido alcohólico, cambió la oración que iba a ser condicional, llevándole a la elíptica por si, como si, ¿cómo no ? Y le dio un cachiporrazo con un palo o bastón con el puño en forma de porra, haciéndole quedar deslucido y humillado, viendo al padre vestido de botarga imitando la figura del diablo.
 Vaya sarcasmo, santo cielo, hacer un padre con un hijo tal barbarie.

 

Un commentaire, une critique...?
modération a priori

Ce forum est modéré a priori : votre contribution n’apparaîtra qu’après avoir été validée par un administrateur du site.

Qui êtes-vous ?
Votre message

Pour créer des paragraphes, laissez simplement des lignes vides. Servez-vous de la barre d'outils ci-dessous pour la mise en forme.

Retour à la RALM Revue d'Art et de Littérature, Musique - Espaces d'auteurs [Contact e-mail]
2004/2019 Revue d'art et de littérature, musique

publiée par Patrick Cintas - 12, rue du docteur Sérié - 09270 Mazères - France

Copyrights: - Le site: © Patrick CINTAS (webmaster). - Textes, images, musiques: © Les auteurs

 

- Dépôt légal: ISSN 2274-0457 -